Acerca de las imágenes...

Por falta de originalidad, tiempo, etc tomo prestadas algunas de las fotos de mi blog. Para acceder a la página del autor de las mismas solo hay que hacer click sobre ellas.

martes, 8 de diciembre de 2009

Hasta que la paciencia nos separe

A veces me encuentro a Moo sentada a los pies de mi cama, mirándome confusa. Me pregunta qué significan todos esos extraños planteamientos que le pasan por su cabeza de algodón e hilo. Me dice: "A veces miro a mi alrededor buscando su mente".

Ese es uno de esos momentos en los que yo alzo la vista al techo con una mezcla de nostalgia, tristeza y alegría, y luego la abrazo. ¿En qué momento se hizo mayor?



"Querido Diario:

Soy yo otra vez, tu amiga Moo. Hoy he hecho algo inusual, he estado pensando...

A veces miro a mi alrededor buscando su mente. Entonces abro el baúl donde guardo los recuerdos que no quiero olvidar y busco el álbum que pone "Primaveras". Al pasar las páginas observo sus pensamientos entrelazándose con los míos. Sus teorías se me antojaban tan eróticas sobre sus clavículas... Adoraba cada una de las historias que llenaban sus ojos. Adoraba el camino que habían trazado sobre su superficie y cómo, en esos momentos, se posaban sobre la mía, como diminutos seres, y me recorrían dejando elegantes huellas en mí a su paso. Eran huellas como de hadas minúsculas, te habrían encantado.

Querido Diario, no me importaban sus surcos, créeme. Nunca tuve en cuenta si era curvo, o rectilíneo. Supongo que al principio me llamó la atención porque era un ser a rayas, pero nunca me importó el color, la longitud o la disposición de éstas. No me importaban tanto como los giros que descubrí en su persona.

Pero, ¿sabes? he estado pensando mucho últimamente y, aunque no estoy segura de haber llegado a ninguna conclusión, creo que toda esa atracción no es suficiente.

A veces me encuentro con la cabeza girada hacia un lado, mirando de reojillo por encima de mi hombro moteado y sí, pienso que podría abrazarlo eternamente, o hasta que mi paciencia se agotara. Realmente abrazaría a tanta gente que podrías llegar a pensar que carece de mérito. Pero los abrazos son muy importantes, querido Diario, te lo digo yo, que sé de lo que hablo.


Los abrazos son muy importantes, y prometo que, a partir de ahora, te daré uno bien grande después de cada encuentro. Hasta que tus páginas en blanco se agoten, o hasta que mi paciencia nos separe."

1 comentario:

êdetre dijo...

"Hasta que la paciencia nos separe"
Es increíble pero diría que esa frase es para mí, al menos es lo que siento ahora mismo...

Un saludo.